Lo que se siente tener un hijo Down.

Mongolismo, Retraso Mental, Síndrome de Down

¿Por qué a mí?  Esa fue la   primera pregunta que me hice cuando me enteré por fin de que mi hijo padecía sindrome de Down.

Frustración, coraje, deseos de dejar todo y huir.

Odio hacia mi marido porque posiblemente él fue quien tuvo la culpa de lo que sucedió.  Cómo no pudo darse cuenta de lo que pasaba durante el embarazo y prevenirlo?

Ahora ya  estoy más tranquila y sólo puedo decir que me he resignado a tener un hijo diferente. Sé que mi hijo nunca será padre de familia ni que terminará una carrera, ni mucho menos tendrá una empresa.  Y si por el contrario, tendré que estar pegada dia y noche a él, dándole los cuidados que requiera y dejando de lado a mis hijas, que son normalitas.

Deberé vivir con él cada uno de sus momentos y lejos de avergonzarme, deberé sonreír como si fuera lo más común.

Al fin de cuentas, ya me he resignado, porque quizá lo único que tiene este pequeño, sea a mi, su madre.

 

Mariana Bolaños Calderón.

Mi vida mi amor mi chamakito travieso.

mongoldemierda